Lecciones Aprendidas

Principales reflexiones

Se considera necesario poner en marcha diagnósticos para identificar a los niños, niñas y adolescentes que han quedado al margen de la escuela, para su reintegración en el aprendizaje y monitorear su progreso.

Destaca la importancia de modalidades flexibles y alternativas de aprendizaje, el acompañamiento con atención psicoemocional y los puentes educativos. En ese sentido, se debe fortalecer la estrategia del Pasaporte de Aprendizaje e incidir para lograr inversiones financieras y tecnológicas que mejoren el acceso a la conectividad (Giga).

Se considera que la nutrición debe estar incluida en las acciones estratégicas del Gobierno y ligadas a las acciones de otras prioridades como Salud, Educación o Protección de la Niñez.

La promoción de un protocolo contra la Violencia Política de Género y de la participación de las mujeres en foros y campañas de concientización ha sido una pieza clave para el alcance de los resultados propuestos.

Similarmente, la implementación de la línea estratégica de trabajo, en materia de prevención y alerta temprana, ha sido clave para fortalecer el sistema de monitoreo en lo que respecta a conflictividad social y posibles violaciones a DDHH en periodos de crisis.

Las alianzas jugaron un rol muy importante en el proceso electoral, ya que generaron sinergias con el fin de lograr unas elecciones participativas, inclusivas, pacíficas, transparentes y creíbles. Para la implementación de la Sala de Alerta Temprana y IVerify se generaron alianzas con instancias nacionales que permitieron la continuidad en el uso de estas herramientas.

El trabajo con juventudes mediante abordajes innovadores es necesario para cambiar las normas sociales y ampliar el espectro de las violencias hacia mujeres y niñas, incluyendo por ejemplo la violencia cibernética.

Se tienen que fortalecer las capacidades técnicas y administrativas de las organizaciones de sociedad civil de base, para responder a las situaciones de violencia hacia las mujeres desde el ámbito local.

Las crisis humanitarias debidas a la migración, la violencia o el cambio climático marcaron el 2021, por lo que es necesario seguir fortaleciendo el nexo entre la atención de estas situaciones humanitarias y las estrategias de fortalecimiento de capacidades para lograr procesos sostenibles y duraderos.

Resalta la creación de sinergias y el abordaje de las mismas zonas geográficas con socios estratégicos, lo cual contribuye a la construcción de resiliencia; y además, la incorporación de la reducción de riesgos, enfoque de género y la adaptación al cambio climático es imperante para el desarrollo de los territorios.

Seguimos trabajando conjuntamente. De parte de Naciones Unidas siempre listas y listos para seguir fortaleciendo la agenda de desarrollo sostenible, la agenda de derechos humanos, para no dejar a nadie atrás.

Alice Shackelford, Coordinadora Residente de las Naciones Unidas en Honduras